Bautismo de Fuego en la Ganadería «Toros de Guerrero»

La Ganadería «Toros de Guerrero», Fuentes de Ebro (Zaragoza) celebra el “Bautismo de Fuego” (Guarismo 0).

Sobre las cuatro de la tarde nos personamos en la finca “Los Charcos” propiedad del ganadero, D. José Daniel Guerrero Casabona. Para empezar la tarde pudimos participar en las minuciosas faenas camperas de apartado y selección de las reses que tendrán el honor de lucir el hierro en sus costillares de esta joven ganadería. Posteriormente nos deleitaron con refrescos y productos típicos de la tierra.

El bautismo de fuego es el primer “Acto Litúrgico” del ganado bravo.

De esta manera los becerros dejan de ser anónimos y se convierten en una cabeza más de la ganadería con nombre, número e identificación. A pesar de La Pandemia y el esfuerzo de los ganaderos ante un año 2021 que aún  no han podido trabajar, y que poco a poco comienza la actividad taurina tan castigada por la pandemia y las instituciones.  Es el día de más alegría de los vividos en el año ganadero y uno de los más laboriosos y así fue en la finca “Los Charcos” de la ganadería “Toros de Guerrero” Fuentes de Ebro (Zaragoza). Ganadería muy joven, aunque ya con experiencia celebra el Bautismo de Fuego.

Allí espera una jornada campera en la que un joven ganadero cría ganado bravo. Es la ganadería de «Toros de Guerrero». La ganadería formada por D. José Daniel Guerrero en el año 2017 con un lote de  vacas de Las Ramblas, con el semental nº 17 Cazador, de la antigua JG, de la misma propiedad, procedencia Torrestrella, en abril de 2018 se añade  un lote de vacas de la ganadería salmantina de D. José Cruz. Posteriormente en  agosto de  2018 se añaden 16 vacas de la ganadería “Camponuevo-El Ventorrillo”, y el toro indultado  nº 21 de nombre “Tirachinas” de la ganadería “El Freixo” ambas propiedad de “El Juli”. Es José Daniel un ganadero de desmedida afición, apasionado, cabal y luchador. Su buen hacer en la selección está viendo sus frutos, sacando lo mejor del encaste, son reses que permite expresarse a los toreros por su calidad pero que a la vez, logra emocionar al aficionado por su transmisión.

Bajo la atenta mirada del veterinario de la “Asociación de Ganaderías de Lidia” AGL.  Que dará fe en el registro, irán pasando por el cajón las diecisiete  reses, entre  hembras y  machos de variado pelaje. Esperan en los corrales de la  plaza de tientas, y que, a partir de ese momento, quedarán marcadas para siempre, una “A” para indicar la Asociación, el hierro de la casa, ambos en el anca de la pata trasera, el número correspondiente en el lomo y 0 en la paletilla derecha para indicar su año de nacimiento, y con marca de orejas brincada en la derecha  y orejisana la izquierda  machos y hembras.

Esta tarea es dura, delicada y agotadora. Más de tres  horas de trabajo, en las que este año solo han podido asistir  algún familiar y trabajadores que habitualmente colaboran con las faenas camperas. Animales con casi doce meses y otros un poco mas jóvenes, que van desde el día 1 julio de 2019 al día 30 junio de 2020.

Todo es lento en una ganadería brava, los machos serán los toros de 2024 y las hembras serán puestas a prueba en 2023, pero es bonito y apasionante, y sobre todo algo único y sin duda el bautismo de fuego es uno de esos momentos.

Hecha la faena campera y completada la actividad ganadera, todos se reúnen alrededor de los salones de la ganadería. En la ganadería “Toros de Guerrero”  saben agasajar bien a sus invitados y a los que han sudado por el esfuerzo, pero este año 2021   tan atípico por culpa de las restricciones de la pandemia  no pudo ser, tras completar las faenas camperas los allí presentes nos marchamos a nuestro lugar de origen.

Muchas gracias al ganadero por abrirnos tan amablemente las puertas de su finca. Con esa afición y forma de hacer las cosas, despacio pero con paso firme, seguro llegará a ser una ganadería importante.

Gracias.

Fotografías de Luis Barbero / Junio del 2021 / Fuentes de Ebro (Zaragoza)

 

 

Texto/Fotos: Luis barbero (Campoybravo)