¿Y después de la tormenta?

Han sido tres los días que los profesionales del toreo se han manifestado ante el Ministerio de la Podemita Sectaria, Yolanda Díaz, titular de la cartera de Trabajo, del odio, del sectarismo, de la desigualdad y, todo lo que representa esta sección del comunismo, sinvergüenza, agresivo y dictador de PODEMOS.

Tres días en los ha habido, desde educación y respeto, a toreo de salón y una mínima expresión de enseñar los dientes, nada que a los podemitas les asuste ya que ellos están acostumbrados a liarla parda en cualquiera de sus manifestaciones para llegar al poder e imponer su dictadura.

Una vez conseguido éste, se dedican a reventar desde las instituciones todo aquello que no les viene bien a su ideología comunista y dictatorial, como es el caso que nos atañe con respecto del toreo.

Desde la tranquilidad de las letras, insto al toreo, a los profesionales, a no parar, si este carro se para, nada servirá para nada.

Teniendo en cuenta que los palos en las ruedas van a aparecer por todos los lados, los profesionales tienen que tener representantes preparados para la guerra dialéctica fortuita, esa que no se lleva preparada, esa que no te escriben y que está llena de educación y buenas maneras.

Tiene que haber gente preparada para decirle a «elementas perniciosas» como la tal  CRISTINA FALLARÁS lo que no les gustaría oir a este tipo de gentuza, faltándoles al respeto, igual que hacen ellos, porque señores míos, aquí ya no sirve poner la otra mejilla ni mirar para otro lado.

Ya estamos en el ruedo y hemos empezado a andarle por la cara, ahora no nos «podemos» quitar de ahí con un ¡a ver ahora qué pasa!.

No señores, no, hay que seguir y coger ese toro, por los cuernos con todas las consecuencias.

Quedan muchas plazas por recorrer, Ministerio de Cultura, Congreso de los Diputados, sede de la distintas televisiones para hacernos ver y que se hable de verdad de los toreros, gran manifestación por el centro de Madrid rematada en la Puerta del Sol…

Si ahora se quedan ustedes parados, o lo que es peor, vuelven ustedes a los suaves manifiestos, educados y de un cierto sabor agridulce, no servirá de nada.

Por cierto, se ha venido abajo otro abanderado de las novilladas, la Feria de Calasparra. Una más y van…

¿Saben ustedes que este año en Sevilla (La Maestranza), según alguna declaración y el formato de Feria de San Miguel que ha hablado el Sr. Ramón Valencia, es posible que no den ni una sola novillada?.

Madrid de momento cerrado a cal y canto y ya veremos a ver si se abren sus puertas este año, porque es mucha leña la que arde ahí.

Malos tiempos corren para el toreo, muy malos…
Pero dicen, que ¡siempre que ha llovido, ha escampado!

Escrito por Juan Luque