Los Taurinos estallan indignados contra la Ministra de Trabajo en Toledo

Después de varios días de concentraciones en Madrid sin tener respuesta, hoy  un grupo de personas relacionadas con la Tauromaquia han hecho correr a la ministra de trabajo y tener que ser protegida por la policía en Toledo.

Ellos, además de pedir su dimisión, megáfono en mano, le han recordado a la ministra de trabajo que hay muchas familias que dependen de la tauromaquia.

El grupo protestante ante las medidas que no han tenido en cuenta a los profesionales taurinos, seguramente irá in crescendo cada vez que hay un acto político pues el hambre ha llegado a muchas familias que vivían de los toros y cuando eso sucede, hay un refrán muy castizo en su obscenidad que dice que » cuando el hambre aprieta, ni el culo de los muertos se respeta«.

La crispación ha llegado al sector, porque lo único que el mismo demanda son sus derechos, pues el dinero de los impuestos ellos también lo pagan como trabajadores y ciudadanos y aunque sean matadores, banderilleros o picadores, son trabajadores que cumplen con sus obligaciones. Por eso no debe extrañar que si se les niegan sus derechos, no puede resultar extraño que protesten en cualquier sitio y en cualquier momento, tal y como se hace en otros sectores. Uno de los taurinos ha denunciado los cuatrocientos y pico mil políticos de este país, los cientos de miles de asesores y altos cargos funcionarios, otros cientos de miles de estómagos agradecidos y palmeros de todos los partidos políticos y ahora cuando el hambre está más que apretando en muchos sectores de la sociedad y especialmente en el taurino no se les reconoce sus derechos a percibir ayudas, porque no pueden trabajar y no tienen ingresos.

Y el taurino es un sector que aporta a las arcas públicas sus impuestos religiosamente, abona el IVA y paga a la Seguridad Social, por lo tanto tienen todo el derecho del mundo a recibir y percibir cuando menos el mismo trato que los demás.

Las protestas del mundo taurino arrecian a medida que la situación tan exageradamente negativa aumente pues hay muchas familias que están sufriendo la carestía, el hambre, la falta total de ingresos y en consecuencia la pobreza y miseria.

No se puede discriminar en esta sociedad a nadie sea cual sea su forma de pensar y actuar. Sin embargo de un tiempo a esta parte, el mundo de la Tauromaquia, conformado por los profesionales que viven en ella, banderilleros, toreros, ganaderos, empresarios, picadores y mozos de espadas sufre en sus carnes protagonistas el rechazo,  el desprecio y el olvido como seres humanos que son, integrantes y miembros de una sociedad activa, trabajadora, rural y entregada y que además cumple con sus obligaciones impositivas.

No tiene nada de extraño que los taurinos, ante su situación vital, muestren su repulsa, su rechazo y su protesta.

Escrito por Jesús López Garañeda