Toreando a través de un lienzo

Este bello arte de la Tauromaquia se nutre de un inmenso abanico que lo rodea, desde la crianza del toro de Lidia en la Dehesa que necesita del esfuerzo y dedicación del ganadero y mayorales, hasta pasar por ese ciclo que culmina con los aplausos y olés en la Plaza, premiando a toro y torero por su bravura, garra y clase.

Todo esto no sería lo mismo sin la presencia de aquellas personas que, enamoradas de todo lo que representa este milenario ritual, aportan  su talento al servicio de la fiesta.

Los grabados de Goya, el cante flamenco de Antonio Molina, Rafael Farina, Lola Flores, Concha Piquer… entre otros. La presencia del incombustible cantautor Joaquín Sabina o el argentino Andrés Calamaro. Son muchas las personas que aportaron en un momento de sus vidas o incluso siguen a día de hoy compartiendo su afición al resto.

Desde los operarios que voluntariamente o cobrando algún pequeño emolumento hacen lo posible por  acondicionar la plaza como antesala al festejo. Las peñas taurinas que no se pierden cada becerrada, novillada o cualquier otro tipo de festejo en el que actúe su torero preferido. Aquellas nuevas generaciones de aficionados que por dar difusión a la Tauromaquia constituyen plataformas donde programan desde  visitas a  ganaderías, cursos de Aficionados Prácticos o incluso ofrecen conferencias para acercar nuestra afición al servicio de toda persona interesada sin distinción.

El esfuerzo de aquellos Ayuntamientos que no renuncian a seguir contando en sus fiestas patronales con algún espectáculo taurino, ya que estos son parte indisoluble de la identidad de su municipio.

Los que abren negocios de Hostelería y deciden ambientarlos en torno a esta afición.

Así como el papel que representan los artistas de lo más variopinto de la sociedad, porque de su pasión con la que lo muestren depende mucho el éxito de esta cultura por lo taurino. Los tiempos han cambiado y a pesar de tantos ataques contra la Tauromaquia, se observa que en muchos jóvenes de hoy germina la semilla de la afición. Gran trabajo el que desarrolla cuan verdadero aficionado no se esconde en afirmar su amor por esta nuestra cultura que gira entorno al toro bravo.

Un sin fin de personas que a lo largo de la historia han jugado un papel fundamental en el desarrollo de la Tauromaquia.

De esto sabe muy bien nuestro próximo protagonista, un pintor que desde niño sintió afición por la pintura y que no tardó en plasmar en sus primeros bocetos la afición taurina que siente desde lo más profundo de su ser.

LA TAUROMAQUIA VISTA DESDE  LAS PINCELADAS DE PACO SANZ .

Nos adentramos en la  vida del artista que gustosamente  nos concede una  entrevista.

  • ¿Qué obras propias consideras más importantes o las que guardas mayor admiración por su acabado?

Todas mis obras las considero importantes, todas de las diferentes etapas de mi vida en la pintura, son como mis hijas, mal comparadas.

  • Me gustaría conocer un poco más sobre Francisco Sanz Jiménez. ¿Cuándo nace en tí la afición por los Toros?

La afición la llevo por dentro desde muy niño. Hoy día me alegra saber que mi hija también siente afición por la Tauromaquia, de hecho trabaja también en las Ventas como acomodadora. Considero que en estos tiempos que corren debemos estar muy unidos los taurinos porque aquellas personas que no conocen la Tauromaquia son los que buscan prohibirla, por eso debemos hacer un esfuerzo para mostrar lo bello de este arte .

  • Además eres arenero en la Plaza de Toros de Las Ventas, ya siendo veterano en el oficio, ¿Desde cuando ejerces?. Seguro que nos puedes hablar sobre ello… tu experiencia, vivencias y anécdotas como operario en este coso tan importante.

Empecé con diez años cuando acompañaba a mi padre (que era empleado de la Plaza) a los toros. Al principio me dieron un pase de servicio, donde tenía que hacerme cargo de abrir la capilla a los toreros y ocuparme de las banderas de clarines y toriles. Luego a los catorce años ya empecé a cobrar un dinerillo como acomodador. Cuando regresé del servicio militar entré a la cuadrilla de areneros, luego estuve de chulo de banderillas y segundo torilero para volver a la cuadrilla de areneros. Como experiencias he vivido de todo, desde lo más triste como es desvestir a un torero que acaba de sufrir una cornada hasta la anécdota con el diestro José Luis Bote y unas zapatillas que le presté en su despedida en Las Ventas.

  • Eres madrileño, ¿En que barrio naciste o donde te criaste? 

Si, nacido en el Barrio San Pascual que no está muy lejos de Las Ventas.

  • Además de la pintura ¿Tienes otras aficiones que deseas comentarnos?

Tengo una pasión por las antigüedades, por ejemplo, me encanta coleccionar y restaurar teléfonos de otras épocas, luego también me gusta practicar deporte que ahora por unas molestias en la rodilla hago ejercicio en bici.

  • ¿Sobre el tipo de arte que plasmas, qué estilo te defines y cuál te transmite más?

Me gusta este arte en general, no me quiero encerrar en uno sólo. Sobre pintores me gustan los que muestran un estilo realista, me gustan diferentes tipos, puedo mencionar desde Velázquez, Goya , Nicolás Ruiz de Valdivia, César Palacios, etc.

  • Háblanos de tus proyectos actuales 

Estoy desarrollando una serie de pinturas para mí novedosas, pero siempre dentro de lo figurativo que en breve conoceréis. Ya en algún cartel como en el de Pedrezuela (Madrid) se puede contemplar esa línea que hablo para que os hagáis una idea.

  • Y alguna exposición que deseas  adelantarnos 

Del 15 al 25 de Octubre tengo una exposición en Torrejón de Ardoz en Madrid. Desde aquí agradecer a ese Ayuntamiento por permitirme exponer mis obras próximamente.

Escrito por Carlos de San Lázaro Campos