La Salina acoge la muestra «Salamanca y el Toro» dentro de los actos del 35 Aniversario de la Escuela de Tauromaquia

La sala de exposiciones La Salina de la Diputación de Salamanca abre sus puertas hasta el próximo 21 de septiembre para acoger la exposición singular “Salamanca y el Toro” con la que la Diputación celebra una fecha especial: los 35 años de la fundación de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca.

“No se nos ocurre mejor homenaje a esta fecha que con una exposición dedicada al arte de la tauromaquia”. Con estas palabras en el acto de presentación e inauguración definió la muestra el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias que junto con el alcalde de la ciudad, Carlos Carbayo, y el comisario de la muestra, José Manuel Sánchez, además de los diputados de la Escuela de Tauromaquia, Jesús María Ortiz, y de Cultura, David Mingo, participaron en la inauguración de uno de los actos más emblemáticos de la celebración de este aniversario de la Escuela de Tauromaquia.

Como señaló Javier Iglesias en el acto, “un día de septiembre, de 1985, echaba a andar este centro de formación con sus primeros 5 alumnos. Hoy, no solo se cubren las 60 plazas que se ofertan, sino que muchos de los aspirantes se quedan fuera por la alta demanda. Y todo porque es un centro de excelencia en España, dedicada a la enseñanza de importantes valores, entre los que destaca el amor al toro bravo y a una tradición tan arraigada a nuestra tierra: el toreo.

La exposición ofrece un recorrido por diferentes expresiones artísticas que tienen como temática principal el toro, porque lo taurino y el arte, siempre han estado ligados, unidos en una simbiosis de resultados extraordinarios. Y para comprobarlo, solo hay que echar un vistazo o acercarse por la sala La Salina a contemplar esta muestra, como invitó el presidente de la Diputación. “Hoy tenemos la suerte de disfrutar de una importante muestra de ello. Los amantes del arte, de lo taurino o de ambas disciplinas, podrán encontrar la huella artística de nuestros mejores creadores.

Venancio Blanco, Fernando Mayoral, Agustín Casillas, Celso Lagar, Jerónimo Prieto, Antonio Carnicero, Ángel de Horna, Pepe Núñez o Salvador Polo. Sus nombres, son una garantía del gran nivel de la exposición”.

Salamanca y el Toro reúne obras de calidad y una gran belleza, porque el toro bravo, la tauromaquia, ofrece estampas de alto valor estético. Una faena taurina es una obra de arte en movimiento. Efímera, única e irrepetible. Es quizá por ese motivo que grandes artistas españoles han querido inmortalizar esos momentos a través de sus pinturas, grabados y esculturas, sin olvidar la fotografía.

De hecho, en el recorrido por la sala, como subrayó su comisario, José Manuel Sánchez, se pueden encontrar dibujos de Venancio Blanco, Jerónimo Prieto y Ramón Sánchez Tello; grabados de Antonio Carnicero y Celso Lagar, además de imágenes de grabados de Goya; Pintura de Jerónimo Prieto, Amable Diego, Mayte Rodríguez, Bernáldez, Carlos García Medina, Felicidad Montero y Luis de Horna; Esculturas de Venancio Blanco, Fernando Mayoral, Agustín Casillas, Jesús Cobaleda, Eleuterio mateos Tello, Santiago Hernández “Sama” y José Martínez; además de fotografías de Pepe Núñez, Ángel Laso, Ángel de Horna, Salvador Polo, Vicente Sierra Puparelli, Santos Vicente, Angel Almeida y Chema Sánchez.

Es una exposición con marcado acento salmantino, donde entre otras joyas históricas podrá verse la colección de 12 grabados Tauromaquia del pintor Antonio Carnicero. Obra, que inspiró los célebres grabados sobre este tema del pintor Goya.

La Diputación de Salamanca, con esta exposición, como destacó Javier Iglesias, celebra el aniversario de su importante escuela taurina, pero al mismo tiempo sirve para reivindicar el valor cultural de la tauromaquia y para defender esta fiesta por su valor patrimonial e inmaterial. La puesta de largo de la exposición sirvió también para presentar la edición de un vídeo conmemorativo de lo que ha supuesto la Escuela de Tauromaquia estos 35 años para el toreo salmantino. “Es un vídeo -dijo Javier Iglesias- donde se aprecian los valores que se inculcan en los niños, la metodología de la enseñanza y la trayectoria de la propia escuela, que es de referencia nacional”.

El presidente de la Diputación, antes de concluir el acto, tuvo unas palabras de recuerdo para quien fuera uno de los directores de la Escuela de Tauromaquia, Juan José García, recientemente fallecido y que estuvo siempre ligado a este proyecto desde sus inicios hasta su jubilación.