Final del Certamen «Promesas de Nuestra Tierra» en Fuensalida

Con muchas dudas hasta los últimos días se celebró unos de los certámenes más prestigiosos de novilladas sin caballos, “PROMESAS DE NUESTRA TIERRA” de Castilla la Mancha. Aforo, desinfección y toma de temperatura, mascarillas, distancias de seguridad, todo por la seguridad en el desarrollo del festejo, al  finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por las victimas del cvid-19.

Mucha expectación por presenciar esta final, el aforo se limitó al 50% por lo que el papel se terminó de inmediato, pero aunque se hubiera desarrollado en condiciones normales creo que se hubiera colgado el “NO HAY ENTRADAS”.

ÁLVARO CHINCHÓN, GUILLERMO MUÑOZ, ALEJANDRO PEÑARANDA, CARLA OTERO “ DODY” Y JESÚS ROMERO han sido los seis novilleros que llegaron a la final. Novillada desigual de Fernando Peña, con ciertas complicaciones los novillos, se dejaron, permitiendo ver a los noveles toreros sus distintos conceptos. El lidiado en quinto lugar por “Dody” se le premió con la vuelta al ruedo.

ÁVARO CHINCHÓN: Disposición, sería la definición en una palabra, cuajó una interesante faena, se le ve su solvencia, aunque su peor enemigo fue el viento quedando en algo sin mucha trasmisión.

GUILLERMO MUÑOZ: El viento tampoco le ayudó, tampoco le tocó un novillo fácil, aunque Guillermo tampoco terminó de coger el sitio, el de Talavera nos dejó con las ganas de ver ese buen corte que tiene. Oreja

ALJEJANDRO PEÑARANDA: Otro novillero con ese sello de Albacete, clase y contundencia, resolvió los contratiempos con clase toreando con mucho gusto, de acertar con los aceros hubiera desorejado al eral, quedando con un solo apéndice.

CARLA OTERO: Una vez más ha demostrado su valor con rotundidad, no deja nada dentro dando todo en la plaza, falla en lo artístico, tal vez por la ambición que pone, flecos que seguro ira puliendo, su cruz ha sido la espada que la dejó con una generosa ovación.

“DODY”: La pelea con su oponente la ganó el torero, pero no con un toreo de verdad, inseguro en ocasiones y dejando al descubierto el miedo, que todo el que torea tiene, pero se tapa cuando se consigue una faena serena.

JESÚS ROMERO: Un joven novillero con pellizco, marcando ya una personalidad, aunque no ha sido su tarde, dejó ver esa esencia que lleva, pero sin terminar de rematar, aún así logró ese silencio que se escucha cuando se consigue fijar la atención del público premiándole con una oreja.

Fotografías de Carlos Pinto / 20 de Septiembre del 2020 / Fuensalida (Toledo)

Escrito/Fotos: Carlos Pinto