Es imposible callar ante tanta desvergüenza y rechazo hacia la Fiesta de los Toros

La fotografía que ilustra esta entrada está protagonizada por el grupo Taburete, que durante estos días está presentando una nueva gira llamada ‘La Broma Infinita’ con su disco del mismo nombre.

Taburete ha actuado durante los días 8, 9, 10 y 11 de febrero en el Teatro nuevo Alcalá de Madrid con las normas sanitarias a cumplir por todos los asistentes.

Es una vergüenza porque contra el mundo taurino se impida el acceso a las plazas de toros por razones sanitarias y haya que adoptar medidas necesarias en evitación de la propagación de maldito virus que vino de China y se critique de forma desaforada el aforo en los recintos taurinos tal y como ha sucedido, por ejemplo, en Castilla y León en los pocos espectáculos que pudieron llevarse a cabo.

La fotografía de ayer mismo hecha en Madrid en el Teatro Alcalá muestra en sí misma la paradoja, la incongruencia, la imprevisión pero también la revolución que ha llevado a cabo el sector musical para poder seguir trabajando. Por qué las Administraciones de uno u otro color dan alas a actos musicales y las coartan a los espectáculos taurinos? Será que el mundo del toro no ha hecho una revolución similar a la que ha llevado a cabo el sector musical o el de la hostelería, a la que permitirán abrir con restricciones.

Recordemos aquellas movilizaciones y manifestaciones de los aficionados y profesionales taurinos del pasado junio que ya han quedado lejos, muy lejos, prácticamente olvidadas.

Cada vez pensamos con más fuerza que a las personas pertenecientes al mundo del toro se les va, se nos va, la fuerza por la boca y está para el arrastre pues no exige que la justicia y la ley sea igual para todos. ¡Vaya decadencia ante tanta desgracia!.

Texto: Jesús López Garañeda

Foto: Cultoro