Centro Francés de Tauromaquia ¡40 vacas en 5 días!

Si hacemos balance del curso Taurino en Octubre de 2020 … tenemos que afrontar los hechos, que una vez más podemos afirmar sin sonrojarnos que somos la Primera Escuela de Francia.

De hecho y en líneas generales:

Nueve estudiantes tuvieron la oportunidad de torear en cinco días consecutivos cuarenta vacas de una misma cría, bajo el atento consejo del Maestro Juan LEAL, esto no es lo menos importante.

Para entrar en detalles, debemos considerar, caso por caso, el progreso realizado por cada alumno y en orden de antigüedad, Clément HARGOUS, nuestro fiel alumno que, durante todo el año, atraviesa Francia desde Burdeos a Nimes (cinco horas ida y vuelta), para participar en la enseñanza del  toreo de salón en  particular, Clément confirmó su alto nivel de Novillero sin Picadores.

Lo mismo ocurre con Nino JULIAN, quien también ha confirmado a lo largo del curso que se encontraba perfectamente a gusto para afrontar todos los novillos más grandes. Para mejorar aún más la ventaja y con nuestro asesoramiento, se inscribió en la escuela de Salamanca donde se iniciará el 1 Diciembre bajo el mando del Maestro José Ignacio Sánchez.

En general todos los alumnos presentes en el curso avanzaron enormemente, Rafael PONCE DE LEON también afirmó su deseo de convertirse en Maestro, corrigió en particular sus problemas de  toques  y fin de  muletazos .

CANTEN estuvo técnicamente perfecto, incluso frente al gran novillo que nos regaló el ganadero Andoni REKAGORRI. Solo necesita un poco de relajación en su actitud … ¡pero llegará!

VALENTÍN hizo un progreso impresionante, tenso pero voluntario al principio terminó el curso con plena confianza, lo que dio sus frutos.

GAUTHIER nos deleitó con su frescura, «su descuido» de peligro y de intentar  atrevida pero muy bien ejecutados se cierra, él también se puso aceite en las ruedas, terminó el curso en el estilo.

Para hablar del trío VÍCTOR – BAPTISTE – MANUEL, los habíamos «embarcado» sin estar seguros de que se salieran con la suya. ¡Temíamos que fuera demasiado para ellos!

Ellos son los que más nos emocionaron, empezando por VÍCTOR que toreó con una dulzura y un templo digno de un torero que tiene veinte años de experiencia. BAPTISTE y MANUEL vencieron sus preocupaciones: se quedaron  callados , su brazo izquierdo relajado, su avance completamente inesperado nos asombró.

Debes saber que los dos últimos días del curso,  todos los alumnos torearon una vaca «entera», capa, banderillas, muleta. No era un hecho, lo hicieron y lo hicieron bien.

En conclusión, estos nueve chicos, además de los otros diez alumnos que se quedaron en Francia, demuestran, si volviera a serlo, que somos una escuela respetable cuyo trabajo realizado a lo largo del año es hoy muy recompensado.