1ª del Certamen «Camino hacia Las Ventas», un héroe de «capa y espada» y además vestido de luces: Alejandro Chicharro

Miraflores de la Sierra, bonita plaza la de esta localidad de la Sierra de Madrid, aunque triste imagen la que se veía en el cielo, una gigantesca nube de humo procedente de los voraces incendios en la sierra abulense.

De FLOR DE JARA han sido los novillos que se lidiaron, el segundo y el tercero vuelta al ruedo, ovacionados, menos el sexto, en el arrastre. Bien presentado el encierro, la mayoría con su cala gris, característica de este encaste de Santa Coloma, buen comportamiento llevándose al desolladero mucho que sacar, JUAN HERRERO, JOSE LUIS CIRUJEDA Y ALEJUANDRO CHICHARRO no han estado a la altura de sus oponentes.

JUAN HERRERO: Una faena que se fue apagando según trascurría el tiempo, buen novillo aunque Juan no terminó de entenderlo, en momentos ligando buenos muletazos, una excelente estocada, que por sí sola fue de oreja, dos orejas. En el segundo aún entendió menos al buen oponente, claro, “pedía el carnet”, Herrero prefirió guardarlo teniendo la posibilidad de hacer un lio en la plaza, creo que estaba más a conseguir hacer la buena escuela que tiene que a expresar su personalidad, en la plaza no son carretones los que salen por chiqueros. Una oreja

JOSE LUIS CIRUGEDA: No me extenderé mucho en sus dos novillos, prácticamente ha sido igual, el querer y no poder, demasiada novillada para Cirujeda, en su medida, lo ha intentado, incluso arriesgando, pero Santa Coloma exige mucha formación, seguro que con su aptitud lo conseguirá, pero se tiene que placear mucho más. Oreja y ovación.

ALEJANDRO CHICHARO: Con el titular se puede entender que ha estado cumbre, ni mucho menos, muy bien, pero le tocó el mejor lote y más fuerte, el más exigente, en estos el carnet casi tenía que ser ya con picadores, no llegó al nivel de los novillos, pero ha dado la lección de la tarde. Su primer astado, el más cuajado, demostró gran calidad, en el capote se alivió un tanto descompuesto, presentíamos otra aburrida faena, así se tapa la boca , dio los mejores momentos de la tarde, se puede decir que trasparente, por eso se vieron sus carencias, pero también sus grandes virtudes, es de los que pisa los terrenos prohibidos, su mayor “defecto”, un pasito más lo dan los valientes, dos los inconscientes, Alejandro daba otro, lo ideal es mezclar valor y razón. Vuelta a ruedo del novillo y oreja para Alejandro. El que cerró plaza, el más exigente, hay quien a esto lo llama “cabrón”, perdón por la expresión, pero es así, de los que no perdonaban ni un renuncio y con la memoria de los Santacolomeños, Chicharro no dudo y cruzó el albero para ir a puerta de chuiqueros, emocionante larga, después de unos barullados capotazos quiso rematar con una larga de rodillas, tremendo susto cuando vimos que el pitón impactó de lleno en paquete escrotal, ayudado y dolorido, pensando que le había calado le llevaron a la enfermería, ya pensando que tendría que dar muerte al novillo el siguiente espada, la raza de Alejandro hizo que casi se escapara de la camilla saliendo a terminar su faena, a punto de ver una tragedia por los innumerables percances, el novillo ya era imposible de torearlo, sabía todo, pero una y otra vez el novillero se levantó y ni se miró, personalmente no es lo que me gusta ver, y por supuesto, desde el principio han sido por fallos del torero, pero donde muchos se hubieran rendido y pasado justificadamente a la enfermería, este novillero ha preferido pelear hasta darle muerte, y además de manera espectacular, hasta el último aliento del novillo, la lucha total de los dos. Oreja y dos orejas.

Rara vez aplaudo a nadie, estando en el callejón cubriendo el espectáculo para la prensa, puede entenderse como decantarse por alguien, esta ocasión lo he hecho, ha sido por respeto, el de Miraflores se lo ha ganado, y me permitiré dar un consejo, el toreo es valor, locura y arte, un exceso de la dos primeras virtudes puede impedir la tercera, pasando a ser inconsciencia.

Por último destacar, que aunque la existencia no fue muy elevada, sí que había un gran porcentaje de jóvenes, no me refiero a niños que llevan las familias, que también, sino a grupos de adolescentes que se ha sacado su entrada para asistir a la novillada, esta tendencia la vengo observando a partir de la reapertura después del confinamiento, algo que he constatado con otros compañeros, está pasando en todas las plazas, destacar también que en las plazas de toros ya se ha convertido en protocolo cada festejo, el minuto de silencio por las victimas del Covid y finalizando éste, el toque del Himno de Nacional, es el lugar donde he visto escucharlo con más respeto y los ¡VIVA ESPAÑA! más entregado, y es que LOS TAURINOS ESTAMOS ORGULLOSOS DE SER ESPAÑOLES sin avergonzarnos por ello, yo me uno.

¡¡¡VIVA ESPAÑA!!!

Texto/Foto: Carlos Pinto