Un cuarto de siglo de «GRANA Y ORO», el Programa Taurino de Carlos Martín Santoyo

Conozco a Carlos Martín Santoyo desde que entramos de hoz y coz en este mundo de los toros, marcando una pauta de respeto y amistad, reconociendo y divulgando su labor en la posibilidad que me da este portal taurino que puse en marcha hace una docena de años y olvidando el roto ocasional extraño y difícil que las circunstancias en ocasiones hacen emerger en nuestras vidas.

Hoy me alegro porque este palentino, Carlos Martín Santoyo, haya llegado a los XXV años de emisión ininterrumpida de un programa semanal taurino que emite Radio Televisión Castilla y León y que con un equipo conformado por varias personas a las que conozco, admiro y respeto en la misma forma que ellos se dedican a esta labor de fomento por la fiesta de toros, compartimos objetivos y esfuerzos.

Manuel Illana, el desaparecido  Rafa Aguado a quien conocí relatando la feria de Palencia hasta su muerte y Mario González. Sin olvidar a los técnicos con el realizador Héctor Pérez al frente o en tareas de producción a Marta Maté que es quien me manda todas las semanas el enlace del programa o a Jorge Cancho, otro palentino que sube  andarín al Cristo del Otero cuando sus piernas y pulmones se lo permiten o Santos García desde Valladolid.

Grana y Oro es un programa hecho con el ahínco y la sencillez de un medio absorbente y grandioso como es el de la televisión que llaman «Grana y Oro» y que ha sido premiado en sucesivas convocatorias por Entidades de Autoridad taurina.

El mérito taurino de Carlos Martín Santoyo está más que contrastado en su labor y en su dedicada y delicada actuación formal y así lo ha puesto, luz sobre oscuridad, negro sobre blanco, en estos veinticinco años desde que se produjo su acercamiento al mundo de los toros, hecho desde el cariño, como dice él mismo. «Y sobre todo cuando compruebas que un programa nacido desde la modestia en una provincia pequeña se ha convertido en una referencia a nivel nacional e internacional gracias a la implicación especial de los trabajadores de La 8 Palencia con la colaboración de las delegaciones provinciales de RTVCYL y en especial de Salamanca y Valladolid y el ánimo que da países como México, Francia o Perú especialmente, tener tantos incondicionales con importantes portales taurinos españoles que lo enlazan».

Me alegro que aquel chino mal encarado, inconsciente y distraído, en la Plaza de Valladolid no alcanzara su propósito de dejarte maltrecho en las piedras de la plaza una tarde de toros.

Pues lo dicho, ánimo y a seguir al marro que las bodas de oro llegan en un soplo.

¡Enhorabuena!