Tras el Certamen de Novilladas, balance y reflexiones del alcalde de Castellar

  • Tras el Certamen de Novilladas, balance y reflexiones del alcalde de Castellar

Nuestro Certamen de Novilladas sin picadores de Castellar, Trofeo Ricardo López, vuela ya con altura debido al gran éxito de este año. Creo que no exagero si digo que, en su género y especialmente desde el pasado año, este es un Certamen que supera a otros de los que ya existen.

En esta edición 2022 Castellar ha conseguido un Certamen, como feria taurina, que por planteamiento, números y resultados ha sido, quizás, la más completa e importante de la provincia en plazas de toros de su categoría y en poblaciones de entre tres y cuatro mil habitantes.

Lo completo y ajustado de sus carteles lo dice todo: cuatro novilladas de seis novillos cada una, de ganaderías muy importantes, tres de ellas clasificatorias y una más como la gran final. Nueve novilleros de los más destacados del panorama taurino actual, junto con un rejoneador que se anunciaba en la tarde de la final, con dos novillos.

En septiembre, dentro de las actividades creadas alrededor del Certamen y como culminacion del mismo, un festejo extraordinario con el triunfador del año 2021, Jesús Llobregat, el triunfador de este año, Manuel Román, y les acompañará el novillero local, Álvaro Rodríguez, como muestra de apoyo y deferencia, del Ayuntamiento, hacia el torero.

La asistencia de público de este año ha sido muy importante, pero lo mejor es que ha sido un público muy respetuoso con el Certamen y con la fiesta en general; con los novilleros y banderilleros, en particular, dando muestras de conocimientos y afición e, incluso, con silencios memorables en determinados momentos. Algo no visto en nuestro pueblo, donde a los toros se iba, en los últimos años, en plan de charanga y pandereta. Este año ha sido otro nivel de público… otra cosa. Orgullosos de ello.

Parte de culpa, de todo este éxito, tienen, además de los encierros, las sueltas de reses bravas de este año, donde el ambiente creado y la diversión de los aficionados, durante tardes y mañanas, ha servido para que el Certamen tuviera su parte importante de protagonismo.

El nivel de los novilleros ha sido muy responsable y bueno en general, con alguna excepción que otra, que evidentemente no tuvieron su mejor tarde.

No ocultaremos que hubo una ganadería en la que había puesta mucha expectación y que defraudó y mucho, y otra que sus novillos no resultaron fáciles, dando algunos evidentes muestras de mansedumbre, pero esto entra dentro de lo que puede ocurrir en los mejores ruedos.

Lo que está más que claro es que desde hace más de veinte años los toros no habían sido el eje principal de las fiestas castellariegas… y este año si. Rotundamente si. La programación taurina, incluidos encierros y sueltas de reses, ha sido el acontecimiento primero y esencial de las fiestas. Por tanto, la inversión dirigida a la base y a los cimientos de los toros no ha sido en balde. Antes al contrario, ya ha empezado a dar sus frutos… y de qué manera. Por supuesto, también han habido errores, y de ellos hay que aprender para nuevas ediciones.

Decir también que este año el Certamen lo vimos, incluso peligrar, dado que hay quien pretende que algunos gastos sean los mismos en Madrid o en Sevilla que en Castellar. Por eso, decidimos buscar soluciones y no problemas, como otros parecían desear. Soluciones que nos ofreció ASPROT (Asociación Sindical de Profesionales Taurinos) y, por lo tanto, nos acogimos a su convenio que hace que en pueblos y plazas como Castellar se pueda organizar un Certamen como el nuestro, con honorarios acorde a un pueblo de poco más de 3.000 habitantes.  Gracias a su Presidente, Luis Miguel Calvo, por su apoyo y asesoramiento.

Con este convenio, durante los cuatro días del Certamen, en torno a las doce del mediodía, se ha dado un hecho insólito en Castellar: todos y cada uno de los novilleros, banderilleros y mozos de espadas recogían, uno a uno, su cheque del Ayuntamiento castellariego, lo que indica la seriedad, el rigor y la transparencia del Certamen y de su Ayuntamiento.

Un Certamen de esta categoría, con sus peculiaridades, que son muy importantes por cierto, no se parece a muchos de los que existen. Por eso, es muy complicado de organizar. No es facil que un empresario pueda organizarlo, a no ser en unas condiciones  muy específicas, siguiendo el espíritu de sus bases. Esa y no otra es la explicación de que el Ayuntamiento de Castellar se haya puesto al frente de la organización del Certamen, un año más, con la ayuda y el apoyo de importantes colaboraciones, a las que ya se lo hemos intentado agradecer de una forma o de otra,  como la  muy importante de la Escuela de Tauromaquia de Jaén.

Texto: Pedro García Anaya – Alcalde de Castellar (Jaén)

Fotos: Nines Ortega