Toros de Pablo Mayoral ha herrado al becerro más mediático del campo bravo, el pequeño Almeida

  •  El becerro que nada más nacer se pensó que ya era Toro

En la mañana de hoy día 15 de Marzo, Toros de Pablo Mayoral ha herrado al becerro más mediático del campo bravo, el pequeño Almeida

Como se aprecia en este vídeo dentro del cajón recibiendo su marca a fuego, sigue siendo de pequeño tamaño. En la locución podéis escuchar las explicaciones de la ganadera Mara Mayoral contando el significado de las distintas numeraciones y anagramas que se le han puesto.

Guarismo 1, correspondiente al último digito del año de su nacimiento (2021); nº 69, el que ocupará dentro del orden de sus compañeros de añada; y el porqué de esta cifra: el 6, por ser el alcalde Madrid, José Luis Martínez Almeida, el pequeño de 6 hermanos, y el 9 por ser Ana Mayoral, la pequeña también de esta familia ganadera de 9 hermanos, además de la artífice de esta idea del becerro mediático. Lucirá además la P y la M de “Toros de Pablo Mayoral” y la A de la Asociación de Ganaderías de Lidia, entidad a la que pertenece el hierro de la Familia Mayoral.

La curiosa lectura final que hace Mara es “la A de Almeida, la M de Martínez y la P de Presidente”

¡A ver cómo va creciendo el pequeño Almeida! Os damos buena cuenta de sus andanzas en Moheda Alcornocal.

HISTORIA DEL PEQUEÑO ALMEIDA

El protagonista no es otro que el pequeño Almeida, así hemos llamado a este becerro que nada más nacer se pensó que ya era Toro.

En uno de los días de saneamiento, entraba en la manga una vaca recién parida, tanto que apenas había dado tiempo a declarar el nacimiento de su becerro; un machito negro entrepelado, muy bien proporcionado pero muy pequeño, parecía una liebre grande. Entraba con descaro acompañado de su madre, cuando en un descuido se coló entre los tubos y se dió a la fuga. Fue a parar al cercado próximo donde pastan los cuatreños. Uno de nuestros vaqueros, Jonhy, consiguió apresarlo y traerlo para acabar el saneamiento. Al finalizar y soltar al lote que se estaba examinando, el becerro se abrió camino el primero entre todos sus hermanos de camada, como si fuera el líder de la manada.

El día de la lectura del saneamiento, el pequeño Almeida, volvió hacer la misma operación y antes de soltar a los animales, había abandonado al grupo; en esta ocasión fue más listo y fue capaz de esconderse sin que lo encontráramos. Buscamos por todos lados; por los burladeros de la plaza, por ambas mangas, en el cercado de los toros, en el “Chivatín”, cercado donde pasta el lote donde había nacido, y no hubo manera, no dábamos con él, con lo que desistimos en su búsqueda. Nos fuimos de la finca con la preocupación de que por su escaso tamaño y en la soledad de la noche, pudiera ser presa de alguna alimaña; a la madre se la notaba tranquila, pero tenía la ubre sin mamar, por lo que no había ido tampoco en su busca. En Mara ya había surgido cierto favoritismo hacia él, esa viveza y esa capacidad siendo tan pequeño, había conquistado a la ganadera.

A la mañana siguiente, repasando el lote recién saneado, ahí estaba Almeida, junto a su madre, ajeno a su fuga y a su frustrada búsqueda. Con su pequeño tamaño, y sus ojos vivos y expresivos, transmite actitud de líder, por eso le hemos escogido ese nombre, Almeida.
Hijo de Bizcochera y Campero, daremos cuenta de su evolución en Moheda, la aventura promete.

Dedicado a Martínez Almeida

Dada la apretada agenda del Alcalde de Madrid, ha sido imposible buscar una fecha para que fuera él mismo el encargado de herrar a su homónimo bovino, pero ha quedado en que vendrá pronto a hacernos una visita a Moheda, conocerle de primera mano y disfrutar de la experiencia de un día en el campo bravo. ¡Le esperamos!

Texto/Vídeo: Toros de Pablo Mayoral