¡Si tienen huevos y ovarios, prohíban la Tauromaquia! ¡A que no tienen cojones!

¿DIRECCIÓN GENERAL DE PROTECCIÓN ANIMAL?

El Sánchez que dijo que nunca lo verían en una Plaza de Toros, se encuentra a cuatro patas,
sodomizado por Pablo Iglesias y sus 35 diputados, mal futuro le espera a España con este gobierno que dice una cosa y hacen otra. Recordemos donde vive el vice presidente que decía que nunca se iría de Vallecas. ¿Te acuerdas Tania?

Con bombos y platillos, el recién instalado gobierno progresista (social-comunista-bolivariano), ha anunciado la creación de la Dirección General de Protección Animal, dependiente de la Segunda Vice presidencia del gobierno a cargo de Pablo Iglesias. ¡Ahí es ná!

Hay que ser estúpido, imbécil, o por lo menos un indolente y farsante, para anteponer el bienestar y la protección de los animales, a los seres humanos, como pretende el discurso progre, en su ánimo perverso de dividir a la sociedad y distraernos, para así poder dar rienda suelta a sus verdaderas intenciones, que no son otras que enriquecerse impunemente, mientras destruyen y depauperan al resto de la sociedad.

Cuentan con el aval de Pedro Sánchez, aquel que dijo que nunca lo verían en una Plaza de Toros, pero al que estamos viendo a cuatro patas, sodomizado por Pablo Iglesias y sus 35 diputados, que lo tienen cogido por salva sea la parte, para chantajearlo con la condición de que, si no los complace en sus oscuros intereses, dejan caer su gobierno de saltimbanquis.

Como si en España no hubiera cientos de miles de ancianos en estado de necesidad, que requieren atención urgente, porque están pasando hambre; frío, sin prendas de abrigo o zapatos, no tienen techo, o si lo tienen, están solos y abandonados, o no reciben la más elemental atención médica, en unas edades en las que las enfermedades, incluso terminales, se ceban con ellos, porque entre otras cosas los servicios sanitarios no llegan a sus aldeas y pueblos, o en las mismas ciudades.

Estos sensibles líderes comunistas no han reparado en ello, y prefieren destinar sus millonarios recursos y su atención a las mascotas atendidas y bien alimentadas por sus dueños. De la misma forma que, amenazan con imponernos que no comamos carne y tomar leche, porque los toros y vacas que las producen contaminan el medio ambiente. O será que no han reparado en la cantidad de inmigrantes, entre ellos, niños, que no tienen educación, y se encuentran en situación de calle, conviviendo con ratas, solos, abandonados, huérfanos, padeciendo enfermedades físicas y mentales, o aislados en refugios sobre saturados, que se convierten en auténticas escuelas
de delincuencia.

No amigos, estos zánganos no han pensado en esto, ni tampoco en el mundo rural, que es el verdadero protector de nuestros ecosistemas y los que nos garantizan que podamos pensar en comer tres veces al día, pues ellos, con el cuento del cambio climático, pretenden alterar el equilibrio natural de millones de seres humanos, ganaderos y agricultores, que viven en el campo, en aldeas y pueblos, y atienden a los animales como ellos nunca jamás lo han hecho, y ni siquiera pueden soñarlo. Y qué decir de los millones de hectáreas de las dehesas que son dedicadas a
la cría del toro bravo, verdaderas reservas ecológicas para otras especies.

En el fondo, si hay una manera torpe y mediocre de iniciar una Legislatura es esta, quedando en evidencia que el futuro que le espera a España con este gobierno de pacotilla es la superficialidad, inconsistencia y la perversión de quienes dicen una cosa y hacen otra. Si no, recordemos donde vive el Segundo Vice presidente del gobierno, ese que decía que nunca se iría de Vallecas. ¿Te acuerdas Tania?

Finalmente, como otra de sus pretensiones es la de atacar la Tauromaquia, la Caza y la Pesca, con una pretendida Ley de Bienestar Animal utilizando la ola de fervor climático, para eludir las trabas que han encontrado con atacarlas como elementos que forman parte de nuestra cultura más ancestral, ahora mismo los emplazo:

¡Si tienen huevos y ovarios, prohíban la Tauromaquia! ¡A que no tienen cojones!

Escrito por Asociación Internacional de Tauromaquia