Reses de la Carmona tentadas por los alumnos de la Escuela Taurina de Rioseco

Una mañana espléndida, aunque fresca, para la labor campera en Castronuño (Valladolid) ha sido la nota significativa de la Clase Práctica, el trabajo de tienta de becerras, llevada a cabo por los alumnos de la Escuela Taurina de Medina de Rioseco, dirigidos en esta ocasión por el Maestro Santiago Castro «Luguillano».

La finca de la Carmona y sus instalaciones en las que los hermanos Mayoral tienen su explotación ganadera de bravo recibió a la comitiva con la acogida de siempre, en tanto los alumnos templaban nervios y momentos para ponerse delante de las vacas.

Las becerras de Pepe y Juan Mayoral han resultado bravas y acometedoras, con el picante y nobleza que las significa, acudiendo a los cites con prontitud, humillación y fijeza. Mientras los responsables de la Escuela Taurina como Justo Berrocal o José María Rueda daban las pertinentes explicaciones a los muchachos.

Todos los integrantes de la Escuela Taurina de la Ciudad de los Almirantes, especialmente Pedro Andrés que ya está muy preparado para su siguiente singladura con novillos, quedaron satisfechos y comprometidos con una tarea como la desarrollada en las tientas ganaderas de hembras, calibrando bravura y acometividad.

Hay que destacar la buena disposición de los Hermanos Mayoral para apoyar a estos muchachos de la Escuela que tienen puestas sus esperanzas en el arte de torear y que, gracias a los ganaderos, pueden desarrollar la actividad práctica, sin la cual sería muy difícil la continuidad.

La Carmona de Castronuño es un recinto acogedor y señero en la provincia de Valladolid en ese Valle de la Guareña torero donde se cuidan las reses bravas con la dedicación y el cariño de toda una generación.

Escrito por Jesús López Garañeda

Fotos: José Fermín Rodríguez