Primer Tentadero de la Escuela Taurina de Palencia

Los 17 alumnos de la Escuela Taurina de Palencia visitaron esta semana la ganadería de Jesús Caminero y Conchi Quijano para una Clase Práctica.

La Escuela Taurina de Palencia ha retomado su actividad tras varias semanas de parón obligado a causa del coronavirus. Y lo ha hecho a lo grande, con una clase prácticas en las instalaciones de la ganadería de Jesús Caminero y Conchi Quijano, en el que participaron sus 17 alumnos, algunos de los cuales se enfrentaron a su primera becerra.

Este ha sido el primer tentadero de la historia reciente de la Escuela Taurina, que ha empezado a salir al campo tras el confinamiento para que los chavales practiquen sobre el terreno y demuestren cómo se desenvuelven con los trastos frente a tres becerras «extraordinarias», según las calificó el banderillero Juan Cantora, uno de sus profesores en el coso de Campos Góticos.

 «Participaron todos los alumnos, tanto los que son un poco más mayores y tienen algo más de experiencia, como los que se han incorporado más tarde. Es bueno para ellos, porque ponen en práctica los conocimientos que van adquiriendo en clase», añadió Cantora, quien aseguró que «hay un nivel bueno y un pique sano entre ellos, lo que ayuda también a que avancen». En el tentadero se demostró lo que algunos ya sabían, que en Palencia hay una buena cantera prometedora de toreros, como se demostró durante la clase práctica. «Fue una sorpresa, porque estuvieron todos fenomenal, tanto los que han entrado recientemente como los que llevan ya un tiempo con nosotros. Estamos muy contentos, porque tienen muy buen nivel», subrayó el profesor.
En este sentido, Cantora avanzó que los más mayores y experimentados, y mejor preparados, participarán a lo largo de los próximos meses en novilladas de clase práctica junto a alumnos de otras escuelas, con las que la palentina hará intercambios. Los más pequeños, por su parte, seguirán con las lecciones en la plaza y en el campo, para que vayan mejorando, ganando en confianza y subiendo poco a poco.

Sea como fuere, la Escuela Taurina ha conseguido lo que hasta hace no mucho tiempo era casi impensable: reunir a 17 jóvenes amantes del mundo de la tauromaquia dispuestos a demostrar su valía sobre el albero. Pronto serán más, pues hay un pequeños grupo que quiere incorporarse cuando la situación de la pandemia mejore.

Un éxito que viene a recompensar el esfuerzo y la dedicación que ponen no solo sus 17 alumnos, de entre 6 y 20 años de edad, también el de Juan Cantora y el resto de profesores de la Escuela: Pedro Giraldo (director), Jesús Fernández y José Antonio Velasco, a los que se suma Raúl Juan Lanchares como preparador físico.