Nacho Torrejón de reafirma en el excelente momento en que está

Cuatro orejas cortó y dos Marcos Linares en Añover de Tajo.

Novillada de D. ADOLFO RODRÍGUEZ DE MONTESINOS, desiguales en presentación y comportamiento, destacando el cuarto lidiado por Nacho Torrejón, premiado con vuelta al ruedo.

Quitando el lote de Torrejón, pocas opciones dieron los erales a Marcos Linares y Miguel Serrano, aunque lo placeado de Linares le permitió resolver la papeleta, pero la bisoñez de Serrano solo dejó ver sus buenas intenciones y deslumbrar su concepto de pureza.

Gran expectación generada por este cartel, el mejor termómetro para medirlo eran las largas colas de las taquillas, NACHO TORREJÒN, triunfador del último Certamen de Castilla la Mancha TV. Y uno de los semifinalistas del Alfarero de Plata, MARCOS LINARES, que prácticamente son puertas grandes cada festejo que torea y quien se ha llevado el pasado Alfarero de Plata, se pude decir que es el que lidera el escalafón de esta categoría, por ultimo MIGUEL SERRANO, el menos veterano, pero un novillero que va generando interés entre los aficionados, tiene un concepto purista, como se suele decir “se le está esperando”.

NACHO TORREJÓN: No es el que tenga suerte en el lote, es aprovéchalo, y Torrejón encandiló. El que abrió plaza, manejable aunque justo de fuerzas, Nacho ya lo supo desde el capote toreando despacio, con gusto, convirtió las escasas fuerzas del animal en temple destacando la mano izquierda, remató con una estocada de premio desorejando a su oponente. El que lidió en cuarto lugar, eral de vuelta al ruedo, ya supimos la calidad del astado y las intenciones de Nacho, ninguno se iba a rendir, clase y elegancia en el capote, con la muleta creciéndose torero y novillo, sin prisas, pensando y ejecutando una gran faena, tal vez le faltó ir un poco más al pitón contario, hubiera sido la faena perfecta. Otras dos orejas.

MARCOS LINARES: Con diecisiete años recién cumplidos es el novillero revelación de esta temporada, Francia y España está siendo su caldo de cultivo, mala suerte en su lote, pero no defraudó. De salida, su primero se rompió un pitón, siempre sale algún capote inoportuno de algún burladero, sin tener que cambiarlo según la normativa, el presidente sacó el pañuelo verde ante la insistencia del público, jamás sabremos el resultado de este novillo pero el sobrero, manso y sin fijeza, en las manos de Marcos sacándolo acertadamente a los medios, consiguió una faena meritoria, se nota que bebe en las aguas del Maestro Enrique Ponce, cualquier animal que sale al albero tiene su lidia, el de Linares le sacó más de lo que tenía. No mucha mejor suerte con el quinto de la tarde, con el capote verónicas de gran altura, perfectos vuelos los del capote de Marcos, resaltar el ceñidísimo quite de su compañero Serrano, todo se presentaba para ver la dimensión que llega a dar este novillero, nada más lejos de la realidad, un novillo andarín, a media altura todo, siempre a favor del animal, pero imposible cambiar, varias veces le puso en apuros al torero, quedó patente que no es solo inspiración, si no también inteligencia. Aseguró la puerta grande con otro apéndice.

MIGUEL SERRANO: Pocos paseíllos ha hecho, y eso a estas altura se acusa. Serrano es un novillero que cada tarde quiere dejar claro quién es y que busca, inició la tarde queriendo marcar diferencias recibiendo a su oponente de rodillas con una larga cambiada, el novillo tal vez no era el que mejor permitiera ver ese toreo añejo del torero, pero Miguel Serrano planteó su faena tratando de decir su verdad, dejó ver ese toreo a pies juntos, vertical… del que llega al tendido, profundos muletazos, sabía que no se le podía bajar la mano, por momentos vimos ese toreo en blanco y negro, tal vez si en algún momento se hubiera adaptado al eral la faena hubiera parecido más completa, pero dicen que una verdad a medias es peor que una mentira, Serrano no miente. Fea espada dejando un silencio. El que cerró plaza, junto con el sobrero, lo peor de la tarde, la bisoñez de Serrano tampoco ayudó, desde el principio no entendió como afrontar la dura batalla, y eso en un novillo complicado no se perdona, aunque todo pareciera aburrido, la constancia de Miguel no dejó indiferente al tendido, nadie se levantó hasta ver su estocada recibiendo. El público le brindó una merecida ovación.

Cada vez que vengo a esta preciosa plaza donde se respira auténtica tarde de toros, sé que jamás saldré defraudado, puede estar sin festejo alguno, pero pagaría solo por escuchar a su banda de música, he recorrido muchas plazas durante varios años y puedo asegurar que es la mejor que me he encontrado, estos sí que cada tarde tiene la puerta grande asegurada.

Texto/Foto: Carlos Pinto