Los Presidentes de plazas de toros hablan de protocolo para eliminar afeitados

La Asociación Nacional de Presidentes de Plazas de toros ha elaborado un protocolo, dicen, para combatir el afeitado en las corridas de toros.

En diversos puntos desarrollan las medidas que se pretenden adoptar para que el festejo se desarrolle con toda la integridad.

1. Medidas a tomar en el desembarque de las reses.

Deberá ponerse especial cuidado en el cumplimiento del artículo 51 del Reglamento Nacional o sus equivalentes autonómicos , reflejándose en el acta cualquier anomalía en el desembarque referida al estado de los precintos de los cajones, presencia o no del ganadero o su representante convenientemente acreditado a tal efecto, posibles anomalías ya visibles en los cuernos de los toros etc. En el caso de incumplimiento se incoarán las correspondientes propuestas de sanción (ex Art. 15, a de la Ley 10/1991, de 4 de abril

2. Medios para la custodia y vigilancia de las reses.

Ateniéndose al artículo 15,a de Ley 10/1991 sobre potestades administrativas en materia de espectáculos taurinos y los artículos 43, 47 y 52 del Reglamento taurino Nacional o sus equivalentes autonómicos, solicitar del ganadero, del Delegado Gubernativo y de la empresa organizadora del festejo allí donde corresponda, con expreso reflejo en el acta de desembarque, que informen de los medios de custodia de las reses que a partir de ese momento van a disponer en los corrales de la plaza hasta el momento de su lidia y análisis postmortem.

Se sugiere el uso de los muy económicos medios asociados a las nuevas tecnologías, como por ejemplo cámaras de grabación Wifi, detectores de movimiento u otros similares. En estos casos deberá especificarse el método empleado para su captación y archivo, así como el responsable de su gestión. En el caso de que se tratase de métodos de vigilancia presenciales privados, deberá especificarse la persona o personas que realizarán esa custodia. En el caso de que las fuerzas de seguridad de cualquier tipo vayan a ocuparse de esa tarea, deberá especificarse su número y rotación.

3. Especial celo en los reconocimientos.

Tanto los Presidentes como el equipo veterinario de servicio deberán poner especial celo para impedir que pudieran lidiarse animales que presenten síntomas de una posible manipulación de sus astas, rechazando reglamentariamente estas reses. En los casos en que estos síntomas no fuesen apreciados mayoritariamente, se deberán reflejar en el acta estos indicios expresamente. Si el análisis postmortem confirmase estos indicios se procederá en todos los casos previstos a la extracción y envió de los pitones al laboratorio de referencia correspondiente. Todo ello con las limitaciones y particularidades de los distintos reglamentos autonómicos. Cualquier posible manipulación fraudulenta de las defensas de los toros debe ser perseguida y conocida.

4. Recomendaciones a los Delegados Gubernativos

Por parte de los Delegados Gubernativos, contribuir en todo lo posible a los reglamentarios deberes de custodia de las reses, mediante la solicitud a la administración competente de los medios humanos y/o técnicos necesarios para garantizarla. Para el caso en que la obligación de custodia esté compartida con a la empresa, el Delegado deberá asegurar el cumplimiento de esa obligación, su reflejo detallado en el acta de desembarque o su incumplimiento y responsabilidades derivadas.

5. Medidas específicas tras los reconocimientos

Una vez realizado el enlotado, sorteo y enchiqueramiento de las reses, el Delegado Gubernativo deberá mantener las medidas necesarias de vigilancia y custodia de las reses en la zona de chiqueros, garantizando su inviolabilidad mediante los mismos medios humanos o tecnológicos empleados en los corrales y el precintado de los accesos a ese espacio, de la misma forma que ya se hace con los útiles para la lidia. Estos precintos se retirarán en las dos horas anteriores al comienzo del espectáculo o cuando lo determine el Delegado Gubernativo.

6. Identificación de las astas para el análisis postmortem

Será necesario prestar especial atención por parte del Presidente y el Delegado Gubernativo a la perfecta identificación de las astas de los toros tras el arrastre, bastará con que un miembro de las fuerzas de seguridad identifique y precinte adecuadamente las cabezas de los toros hasta el momento de realizar el reconocimiento postmortem

7. El fraude no puede quedar impune

Cumplidos los anteriores requisitos, si en el análisis postmortem se detectase la mínima sospecha en los pitones de los toros lidiados o devueltos, proceder sin dudarlo a su extracción y envío al laboratorio de referencia, cumpliendo fiel y detalladamente el procedimiento previsto. Es muy importante no incurrir en defectos de forma, documentales, identificativos o de custodia del envío. Siempre con las limitaciones y particularidades de los distintos reglamentos autonómicos. Todas estas recomendaciones pueden resumirse en una sola máxima » Cumplir y hacer cumplir de forma precisa la Ley y los reglamentos»

Texto: Jesús López Garañeda

Foto: José Fermín Rodríguez