Los aspirantes se la juegan de verdad en el Bolsín «Villa de Candeleda»

  • Con retraso de una semana por la climatología, se retoma la fase clasificatoria del Bolsín candeledano

Solo un eral se “salva de la quema”, los tres restantes imposibles, con la contrariedad del viento, no lo tuvieron nada fácil los actuantes, ISMAEL MARTÍN, ROBERTO MARTÍN “JAROCHO, ÓSCAR DASILVA, CRISTIANO TORRES, NINO JULIEN, JUANITO, SAAVERA ALCÁZAR Y MIGUEL LOSANA.

Este año está tomando cierto protagonismo la presentación de los animales, partiendo que como aficionado defiendo la integridad del toro en la plaza, en un certamen de este tipo, se supone que muchos de los aspirantes son noveles, se tendría que tener en cuenta a la hora de sacar con esas “puntas” a los erales, esta mañana ha habido mucha suerte de no tener algún percance grave, aun así, los novilleros se la han jugado de verdad.

ISMAEL MARTÍN: Junto a su compañero “Jarocho” les tocó el mejor eral de la mañana, diría que de lo que va del bolsín, fijeza, nobleza, pronto, humillando… tenía todo y de calidad, Ismael en su primer tanda no estuvo a la altura de esa calidad, sin tocar prácticamente con la izquierda, pero compensó esto en la segunda que le tocó salir, según iba creciendo el torero lo hacía el animal, composición y elasticidad, con ese toque recio y puro de la escuela salmantina, con ambas manos y acompañando las excelentes embestidas del de Enrique Serrano.

ROBERTO MARTÍN “JAROCHO”: Como le tocó en segundo lugar ya vio la calidad del oponente y que era una gran oportunidad, sin llegar a la altura del astado, supo sacar tandas con mucho temple y recorrido, en la segunda parte aun el novillo le ayudo más a expresar un toreo que ya va teniendo definido y es del bueno.

ÓSCAR DASILVA: Poco se puede hacer ante un animal sin clase alguna y con un peligro tremendo, además con al añadido del volumen y la carita que tenía el susodicho, inapropiado para esta ocasión, Óscar dio un susto al perder el conocimiento después de una de la volteretas, por suerte se recuperó sin aparentes secuelas. La organización decidió acertadamente darle otra oportunidad, junto a su compañero Cristiano, en el último eral, después de torearle a quien tocó en suerte, tampoco tuvo demasiadas opciones, pero dejó detalles interesantes.

CRISTIANO TORRES: Al igual que Óscar, imposible sacar nada, aunque intentó mostrar un concepto definido, no era el momento y se llevó una tremenda paliza, por suerte, sin mayores consecuencias, en la segunda oportunidad que tubo, pudo plasmar algo más su personalidad, pero no era un novillo para adaptarse a sus condiciones.

NINO JULIEN: Otro infumable en suerte, por “suerte” sin fuerza, evitando la peligrosidad de su anterior hermano de camada, se ve un novillero firme, se acopló a lo que tenía enfrente y aunque no fue para lucirse de artista, si se le vio su superioridad ante el astado, detalles a tener en cuenta.

JUANITO: Torero de corte clásico, incompatible con el que le tocó, solo pudimos ver esa esencia quedando con ganas de algo más, tal vez ha sido su error, y el de muchos, tiene en la cabeza lo que quiere y cómo, y cuando llega a un certamen desea que el público vea eso que le puede hacer único, y no es crítica, todo lo contrario, que no se desvíe de ese camino, pero en ocasiones, si con tus armas no puedes, se utilizan las que sean, eso sí, teñido de tu color personal.

MIGUEL SAAVEDRA: Un novillo que a priori daba buena sensación, no fue tanto al final, Miguel no terminó de acoplarse, sin entender por dónde atacar, sacó muletazos sueltos pero sin contundencia, nada interesante para destacar.

MIGUEL LOSANA: A mi opinión lo mejor de la mañana, sin tener un gran eral, plantó cara y demostró que todo animal tiene su lidia, faena inteligente y rotunda, sin perder la estética del torero artista, cuanto mejor hizo parecer que al novillo, mas creció el torero, de esas faenas en las que todos aprendemos, torero y espectador.

Texto/Foto: Carlos Pinto