Lo añejo y la personalidad abren la Puerta Grande de Yuncos

La Crónica de Carlos Pinto.

Lleno de no hay billetes para este interesante mano a mano entre DAVID CAMPOS y NACHO TORREJÓN, la novillada del MONTECILLO bien presentada, bravura y nobleza su característica en general, se premió con vuelta al primero y cuarto.

DAVID CAMPOS:

He leído en una entrevista de mi amigo Mario Gómez a este novillero, que David es “un verso suelto” al verle en su primer novillo, creo romántico y añejo, hasta rancio y no por el mal gusto, todo lo contrario, de ese que huele cuando abres un baúl y descubres esos tiempos pasados y añorados, desde luego que acusó las pocas veces que se viste de luces, pero consiguió que recordáramos un toreo en peligro de extinción. Dos orejas. En su segundo se reafirmó en su concepto queriendo sentir cada muletazo, no logró conectar tanto, el astado aún teniendo calidad no llego al anterior que lidió, pero no disgustó. Una oreja.

NACHO TORREJÓN:

Tarde a tarde Nacho sigue creciendo, merece la pena seguirle y comprobar cómo cada vez te va diciendo algo nuevo, eso si, sin salirse de su personalidad, buen novillo el segundo del festejo, al que brindó a su vecino, amigo y ganadero, David Medina, propietario de la ganadería anunciada, rápido se acopló y disfrutamos del arrollador Torrejón, compás y armonía sobre todo con la izquierda, lastima de espada, solamente recogió una fuerte ovación. Más complicado salió el que cerraba festejo, con el capote se intuía de buena embestida, pero con la muleta no lo puso fácil, saliendo con la cara alta, el de Pantoja plantó pelea y no lo dio por perdido, novillo bravo y exigente estando a la altura el novillero, esta vez sí, firmó con una buena estocada, llevándose todos los trofeos, tal vez como reconocimiento al conjunto de las dos faenas. Dos orejas y rabo.

Excepcional ambiente en la localidad toledana de Yuncos, el estar al frente de la organización la Asociación “TORO ENMAROMADO DE YUNCOS” es garantía de éxito, saben que el toro es el protagonista de la fiesta y en torno a él construyen todos los eventos siempre con sello de excelencia, el acontecimiento principal es el toro enmaromado, a ver si pronto se puede hacer de nuevo, porque conseguir juntar en la calle diez mil personas en una localidad de unos doce mil habitantes, solo es posible cuando el trabajo es en equipo y todos tirando de esa “soga” hacia el mismo lado, ejemplo de cómo hacer las cosas y despertar el interés de los más jóvenes por el toro bravo.

Texto/Foto: Carlos Pinto