La Escuela Taurina Oscense organiza una Clase Práctica en Huesca

Los aficionados podrán acceder a ella retirando previamente las invitaciones disponibles en distintos puntos de Huesca, Barbastro y Zaragoza. En el festejo, que se desarrollará bajo un estricto protocolo de seguridad frente a la COVID-19, se lidiarán sin muerte 7 reses de la ganadería “Los Maños”.

Poner de manifiesto la actividad formativa de alto nivel que desarrolla la Escuela Taurina de Huesca y personalizarla en la experiencia de unos alumnos que compaginan el aprendizaje con sus estudios y vida diaria es el principal objetivo de la clase práctica abierta al público con lidia sin muerte de 7 reses que, promovida por la Peña Taurina Oscense como entidad titular de la escuela, tendrá lugar el próximo 3 de julio a las 19:00 horas en la Plaza de Toros de Huesca.

El festejo, que la Escuela Taurina Oscense prepara con una enorme ilusión gracias a la colaboración de un amplio número de voluntarios, llevará de nuevo al coso oscense la actividad principal para la que fue creado, el ejercicio de la tauromaquia, tras unos largos meses de obligado parón debido a la pandemia.

Todos los detalles de esta cita han sido dados a conocer en un encuentro informativo celebrado en la misma plaza, durante el entrenamiento de los alumnos de la escuela, en el que han participado la concejala delegada del Servicio de la Plaza de Toros del Ayuntamiento de Huesca, María Rodrigo; el presidente de la Peña Taurina Oscense, Pablo Ciprés; el matador de toros y director de la Escuela
Taurina Oscense, Ricardo Aguín “El Molinero” y los alumnos que participarán en la clase del 3 de julio como reza su cartel anunciador.

Ver cartel: Clase Práctica de la Escuela Taurina Oscense en Huesca

Una clase práctica abierta a los aficionados

La clase práctica del 3 de julio estará abierta a los socios de la Peña Taurina Oscense, que podrán retirar las invitaciones en la sede de la calle Desengaño no 2 de Huesca. El resto de aficionados pueden obtenerlas en ese mismo lugar a partir del 1 de julio, así como en la sede de la Asociación Cultural de Amigos de la Plaza de Toros de Barbastro en la citada plaza (Calle Vía Taurina, 8) y en la Cervecería Marpy de Zaragoza (Plaza Santa Marta, 8).

En el transcurso del festejo, que tendrá una duración estimada de dos horas, se lidiarán sin muerte 7 reses machos de la acreditada ganadería de “Los Maños” de Luesia (Zaragoza), bajo la dirección del matador de toros que está al frente de la escuela. De ellas, 6 serán novillos erales -para los alumnos mayores de 16 años- y una un novillo añojo. La clase práctica se desarrollará con la misma seriedad y rigor que un festejo mayor, e incluirá la asistencia facultativa de un veterinario para inspeccionar las reses, la presencia en todo momento de ambulancia, médico y enfermero y la disponibilidad de vigilantes profesionales que colaborarán con los voluntarios en el control de accesos y distanciamientos.

Máxima seguridad frente a la COVID-19 y aforo limitado

La clase práctica de presentación de la Escuela Taurina Oscense, autorizada por las instituciones competentes, se ha diseñado bajo la premisa de la máxima seguridad frente a la COVID-19 y el estricto cumplimiento de la normativa vigente en la materia, para garantizar la tranquilidad de participantes, voluntarios y público aficionado. Así, se ha dispuesto un exigente protocolo que contempla la limitación del aforo y, aunque el evento se celebrará al aire libre, la señalización de las localidades, a fin de respetar las medidas de distanciamiento necesario. El público, que habrá dejado información de contacto a la entrada, deberá portar mascarilla en todo momento, quedando prohibido fumar o consumir alimentos. El acceso y salida de la plaza, que será limpiada y desinfectada previa y posteriormente por parte de una empresa especializada, será escalonado, ya que las puertas se abrirán una hora antes del comienzo de la clase. Igualmente, no se distribuirán almohadillas, carteles ni folletos, para evitar cualquier tipo de contacto. Todo ello corrobora, como se ha visto en otras plazas de toros españolas y del extranjero, que es perfectamente posible celebrar festejos taurinos incluso en una situación como la actual, más próxima a un contexto de normalidad, pero aún con la pandemia en el horizonte.

Los alumnos: ilusión y formación del siglo XXI

La Escuela Taurina de Huesca forma en estos momentos a una veintena de alumnos que compatibilizan un exigente programa de aprendizaje con sus estudios o trabajo, siendo imprescindible obtener un buen rendimiento en ellos para seguir en la entidad taurina. Entre los que participarán en el festejo del próximo 3 de julio los hay en edad escolar, cursando Formación Profesional o en carreras universitarias.

La formación que reciben -3 días por semana en invierno entre la Plaza de Toros de Huesca y el Pabellón Polideportivo de Banastás y hasta 5 días a la semana durante las vacaciones en el coso oscense- es muy completa. Supervisada en todo momento por el matador de toros Ricardo Aguín “El Molinero”, abarca la necesaria preparación física, la formación integral con enseñanzas teóricas sobre todo lo relacionado con la lidia y también prácticas (toreo de salón, tentaderos y festejos taurinos). Los alumnos son instruidos en valores de la ética taurina como disciplina, respeto, compañerismo, capacidad de sacrificio, superación y torería, sin obviar en ningún momento la constancia y dureza que conlleva ejercer con dignidad la profesión taurina.

Fruto de esa completa formación los alumnos de la Escuela Taurina Oscense se han medido con éxito con los de escuelas de primera línea de nuestro país como las de Valencia, Guadalajara o Alicante, demostrando que están a su nivel.

Sobre la Peña Taurina Oscense

La Peña Taurina Oscense se fundó al igual que la Escuela Taurina en 1978 gracias al tesón de seis
aficionados de la ciudad de Huesca. Hoy, más de cuatro décadas después, agrupa a 200 socios y se ha mostrado clave para mantener viva la llama de la tauromaquia en Huesca, en cuya calle del Desengaño tiene su sede social permanente y local de reunión. En él, además de prestar servicio hostelero, se programan distintas charlas relacionadas con el mundo del toro, se organizan los viajes a presenciar corridas y, en definitiva, se hace todo lo posible por mantener la afición, con la vista puesta en los más jóvenes, que constituyen un objetivo prioritario para la actual Junta Directiva.