«Hoy esto se acaba», despedida del Novillero sin Picadores, Pablo Bueno Santos

El Novillero sin Picadores y Alumno de la Escuela Taurina de Badajoz, Pablo Bueno Santos, deja la profesión despidiéndose con esta emotiva carta que nos ha enviado.

Hoy esto se acaba

«Se acaba porque todo pasa por algo y cada día que pasa me doy cuenta de que esto no es para mí, para ser torero se necesitan unas cualidades que yo quizá no reúna, y debido al gran cariño y respeto que le tengo y siempre le tendré a esta profesión he decidido no quitarle oportunidades a nadie y ser sincero conmigo mismo.

Esto es una decisión madurada e irrevocable, pero eso no quita que siempre vaya a ser aficionado.

Esta profesión me ha dado unos amigos que sé que serán para toda la vida, me ha dado momentos muy felices y otros muy duros, pero me ha hecho darme cuenta de cómo va la vida, de que todo no es fácil y que uno es el que hace que las cosas se pongan de cara, nada pasa por casualidad.

Quería agradecer públicamente a todos aquellos que me echaron una mano.

Quería agradecer a Ismael, a Iván, a Manuel… perdón si me olvido de alguno, pero en definitiva, a todos aquellos compañeros de la escuela a los que a día de hoy considero mis amigos, los cuales siempre me tendrán para lo bueno y para lo malo.

También quería agradecerle a João por haberme llevado de tapia y nuestras conversaciones en el coche al ir y volver de tentar, quiero agradecerle también a José, a mi primo, por haberme dado la posibilidad de haber cumplido algunos sueños, por hacerme ver lo que cuesta la gloria y que si esto es tan bonito y tan gratificante es por todo el trabajo que lleva.

También quiero agradecerle no sólo llevarme al campo, sino su sinceridad y su verdad en la plaza, gracias a tu entrega he podido tener uno de los mejores ejemplos a seguir en casa.

Quería agradecerle a todos los ganaderos que se portaron bien conmigo y a todos los toreros, banderilleros y demás que trataron de aconsejarme.

Por supuesto quería agradecerle también a mi familia por tragar lo que han tragado conmigo, por los viajes, por disfrutar los momentos bonitos conmigo siendo los primeros en apoyarme cuando me han faltado las fuerzas, también cosas así te demuestran quien está con uno de verdad.

También agradecerle a mis maestros su labor que quizá nunca reconocí como debía, quizá me haya dado cuenta demasiado tarde, pero me voy y me quito sabiendo que hicieron lo mejor para mi con sus decisiones.

Quería ser sincero con todos y cada uno de los que lean este escrito, espero no haber decepcionado a nadie con esta decisión y quiero aclarar que no la tomo por cobarde ni por ser el camino fácil, al contrario, quizá para mi sea ahora mismo el más difícil pero un tío que se viste por los pies no debe engañar ni a la gente ni a sí mismo.

Quiero terminar dándole el mérito que merecen todos aquellos que se dedican a esto con toda su ilusión ya sean simples sin caballos o matadores de toros, porque son ellos los que hacen que esto siga vivo.

Todos aquellos que estuvieron ahí para mí, pese a que me vaya, siempre tendrán un apoyo en mí y me voy con la cabeza alta, primero por la sinceridad de mi decisión y segundo porque pese a que no he conseguido gran cosa lo poco que he conseguido nadie me lo va a poder quitar, y son días que para mi siempre van a estar señalados.

Muchas gracias a todos por haber leído esto hasta el final».

Pablo Bueno Santos