Entrevista a Jesús Llobregat, triunfador del Certamen de Novilladas sin Picadores de Castellar 2021 «Trofeo Ricardo López»

El Ayuntamiento de Castellar ha querido hacer un vídeo con una entrevista a Jesús Llobregat, triunfador del Certamen de Novilladas sin caballos de Castellar 2021, «Trofeo Ricardo López», dicho vídeo se ha grabado en el museo taurino, propiedad de un vecino de Castellar.

Cuando ves por vez primera a Jesús Llobregat, no te cabe duda de que en él hay un torero. Su sencillez y su humildad no ocultan ese algo especial que desprende como torero. Y mira que es joven y mira que vive en medio de una sociedad en que casi todos pasamos desapercibidos. Él no. Sus formas, su educación y su corrección en los modales nos descubren a un torero clásico, algo vergonzoso, pero a la vez decidido y seguro; mira de frente y sabe escuchar.

Jesús se concentra de una manera especial antes de la salida de sus novillos. Se diría que aunque siempre torero, hay dos personas: una fuera del ruedo y otra cuando esta vestido de luces, tras desenfundarse del capote de paseo y mientras espera la salida de su adversario. Es entonces cuando se aísla de todo, mira a la arena y a su capote de lidia y hace un gesto un tanto especial con la mano indicando la apertura del toril. Un gesto torero, un gesto con arte; arte clásico y natural como el fundamento del toreo…del suyo.

Es difícil definir a un novillero, por muy altos vuelos que lleve; es aventurado, pero en él se notan, más que se atisban, sus maneras: su clasicismo, su ortodoxia… Aunque él quiera ser también un torero poderoso, o sea que pueda con todos los bureles que le salgan al ruedo. No es mala meta. No quiere, por tanto, ser un torero “corto”, un torero sólo de arte al que puede que no le valgan muchos toros. Quiere mayor dimensión y que casi todas las reses le sirvan, aunque no sean buenos para el torero, aunque a veces le bajen la moral un poco, como a cualquiera, sobre todo en estos principios de carrera.

Llobregat tiene valor y se pasa al novillo cerca, muy cerca y es cuando su toreo surge con hondura y verdad. Una de sus virtudes es como liga los muletazos, cosa que parece difícil en un novillero. Por eso su proyección, cuando llegó a Castellar, era muy alta, tanto que no parece que sea muy bueno, a veces, despertar tantas expectativas ante el taurinismo y la afición, que insaciables, como es lógico, siempre le exigirán más y más… No importa. Al principio puede pesar, pero luego él se levanta y renace con más seguridad, si cabe.

Jesús LLobregat arquea la pierna para doblarse con el toro, de una manera muy personal. A unos les recordará a algunos toreros, a otros nos recuerda al mítico Chenel o a Curro Vázquez, pero sobre todo trata de ser el mismo, el novillero que empieza y que vuela alto por el cielo del taurinismo y de ese arte incomparable como es la tauromaquia, incomparable como torero, también, con su propio sello y personalidad es nuestro triunfador del Certamen de Castellar 2021, trofeo Ricardo López.

Suerte, mucha suerte y al toro; qué Nuestro Padre Jesús Nazareno y su Virgen, María Santísima del Mayor Dolor, sus devociones, le guíen a él y a quienes tiene a su lado, personal y profesionalmente, para conseguir su sueño de llegar a ser figura del toreo. Muchos aficionados le esperamos.

Texto/Entrevista: Antonio Anaya Marín

Vídeo: Ayto. Castellar