Charlatanes de Feria; muchas cabezas, muchas sentencias

Pues llegó la decisión de la Patronal llamada ANOET de los denominados empresarios taurinos tras una jornada de mañana y tarde, con discusiones, entradas y salidas que Dios sabe a dónde acabará yendo la fiesta de toros, tal y como están las cosas en estos momentos.

Una de las medidas, propuesta por el actual presidente y destacado miembro de la Plaza de las Ventas de Madrid, el francés Simón Casas, fue proponer la sanción a aquel empresario que decidiera celebrar festejos taurinos con un aforo inferior al 50% del fijado. Las críticas hacia el inmovilismo de ANOET son el denominador común entre algunos de los empresarios que clamaban por la regeneración de la prehistórica y vieja en el método organización.

En esta ocasión, se hizo público un comunicado que puede leerse en esta misma web con el resumen de lo tratado en una Asamblea que fue pedida por un grupo de empresarios que «querían hacer llegar su voz dentro de la más estricta lealtad y cooperación con los órganos directivos de la asociación y ante la honda preocupación que mantenemos por la situación actual de nuestro sector y con la temporada 2021 que está en ciernes».

Ahora de esa Dirección han salido dos de los empresarios jóvenes como Garzón Mergelina y García Buj, gerentes de Lances de futuro y Tauroemoción.

La asociación de empresarios de espectáculos taurinos queda, creo, tocada de ala, si no está ya herida de muerte, acuciada por la falta de decisión para afrontar el gravísimo problema que tiene encima la fiesta de los toros para seguir celebrándose con ciertas garantías porque cada uno tira por lo suyo y una Entidad Colegiada debería mostrar serenidad, razonamiento, tranquilidad, mesura y apoyo leal entre sus miembros. Lo demás son palos de ciego que recaen sobre las espaldas de otros sectores.

Y es que ya se sabe que cada cabeza, una sentencia, pero cuando se trata de dineros ahí ya no hay amigos ni parientes que valgan, pues más parece que se ha dado el fuerte grito de «¡sálvese quien pueda!».

Garzón: «Por qué me he ido de ANOET»

El empresario José María Garzón he hecho sus primeras declaraciones sobre su salida de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET). No ha querido entrar en muchos detalles, con el objetivo de no desviar la atención de lo importante en ese momento, el cartel de Morón, pero en su declaración quedan claros los motivos por los cuales ha dejado de pertenecer a la patronal de los empresarios taurinos. “Me he ido porque quiero mantener mi independencia y porque pienso que se pueden organizar toros sin necesidad de cubrir el 50% del aforo, aunque entiendo que en no todas las plazas se puede llevar a cabo. Es una obligación que tengo y no quiero que nada se oponga a esta intención”.

José María Garzón lo deja claro, defiende que se pueden dar toros con menos del 50 % del aforo, como es el caso de Morón, donde será del 20% debido a que es necesario respetar el metro y medio de separación. Una postura contraria a la que acordó ANOET en su Asamblea General celebrada el pasado miércoles, en la que establecía que debe haber un aforo mínimo del 50% para la viabilidad del espectáculo.

Simón Casas: «ANOET respeta la libertad empresarial»

“Lo importante no es los que se hayan ido, sino los que se han quedado, que son todos”, ha declarado el actual Presidente de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos –ANOET-. La última Asamblea celebrada aglutinó, en palabras de su presidente, “a casi el 90% del empresariado taurino”. “La sorpresa nos llegó justo al final de la reunión, cuando tras largas horas debatiendo José María Garzón y Alberto García nos dijeron que se iban”, señaló.

Y remarca que “los importantes han sido todos los empresarios de las plazas más importantes de España que se han quedado, empresarios de Ramón Valencia, el grupo BAL, Toño Matilla, Pablo Lozano…”. “Hay que ser siempre positivos, y no hay que tomar en cuenta lo malo. Los que se han quedado tienen un espíritu constructivo, en primer lugar de unión empresarial; posteriormente, de objetivos de trabajo, con un esquema muy definido, con mesas de trabajo sobre las problemáticas fundamentales que tenemos que afrontar en este nuevo escenario como nuevos pliegos de condiciones o combatir los reglamentos que creemos que son nocivos para el sector”.

“Yo, como presidente, dije que la regla de viabilidad de la producción de espectáculos taurinos de calidad era del 50% de aforo, pero que todas las reglas tienen excepciones, y por lo tanto la Junta Directiva de ANOET quedaba abierta a analizar casos particulares. La regla tiene que ser el 50%, pero tiene que haber casos excepcionales en los que no pueda ser así».

Texto: Jesús López Garañeda

Dibujo: Palomar