EL DOMINICAL

IMG 6915

Domingo, 08 Julio 2018 17:22

La Escuela Taurina de Sevilla - Amate

Escrito por  Escuela Taurina Sevilla - Amate

La Escuela de Sevilla – Amate se fundó en el año 1983 con un grupo de jóvenes aspirantes y aficionados que se reunían junto al ya desaparecido canódromo que había en el parque Amate para aprender a torear de la mano de los Toreros Fortuna, José Díaz Santos y Miguel Monroy.

 

En los comienzos, una vez al año, la Delegación de Gobierno tenía el bonito detalle de regalar a la Escuela un capote y una muleta. Esta Escuela ha pasado por un proceso de “tira y afloja” en cuanto a las instalaciones porque al principio se entrenaba en el Parque, después se pasó a entrenar en el Pabellón deportivo, mas tarde se montó una Plaza de toros portátil en donde se entrenaba en buenas condiciones hasta que desgraciadamente la quitaron de allí, y actualmente no hay más remedio que entrenar en el Parque que está en muy mal entorno hasta que nos concedan el permiso solicitado desde el año 2016 al segundo Teniente Alcalde Sr D. Antonio Muñoz Martínez de volver a tener la Plaza de toros portátil. La Plaza la tuvimos desde el año 2002 hasta el 2016 que nos la usurparon (ahora está por
Málaga) por esto hasta que nos instalen otra vez la Plaza estamos entrenando fuera del Polideportivo en el mismo terreno en donde estaba la Plaza de toros portátil. “La esperanza es lo último que se pierde”.
La Escuela está integrada por su Junta Directiva: el Presidente y Director artístico Curro Camacho, la Secretaria Mónica Gabita, el Tesorero Elio Carmona, los Banderilleros Carlos Cano y Fernando González, cinco Vocales, y el número de alumnos aconsejado que es el de 20, de ellos 4 son Novilleros y 6 son becerristas actualmente.
Lo primero que infundimos a nuestros alumnos es el valor del Respeto a todo el mundo, a todas las personas y a todas las instituciones. Ellos lo viven de manera excelente, taurinamente y humanitariamente. El Maestro Curro Camacho tiene una relación y un cariño especial a sus alumnos a los que se dedica de manera altruista, filantrópica, y en los momentos de desánimo, cuando los estados de ánimo están por los suelos y se siente la tentación a veces de “tirar la toalla”, son los alumnos los que le levantan la moral y el espíritu por el sencillo gesto de verlos entrenar, de tomárselo en serio, de ver las caras y la ilusión que
tienen por torear, de cómo regresan a sus casas llenos de entusiasmo y pasión.
La Escuela de Tauromaquia es necesaria aunque mantenerla en las condiciones que se encuentra conforme a su situación impuesta es difícil. Los Maestros del capote y de las demás fases del toreo imparten la enseñanza a los alumnos cuidando la vocación que tienen de querer ser Toreros y su dimensión humana de personas que son. Ellos lo hacen por puro amor a la profesión, sin buscar ningún interés económico, de Lunes a Viernes de 17:00  a 20:00 horas en la Avenida la Revoltosa. La Escuela desde los orígenes, a consistido en un proyecto altruista sin recibir ninguna ayuda de las administraciones tan solo cuenta con la refuerzo de la Federación de las Escuelas Taurinas Andaluzas recibiendo unos 2.000 euros al año y teniendo que pagar la cantidad de 6.00 euros para la cuota anual de la Federación. La Escuela es un bien
inmaterial conforme a lo establecido en el reglamento por sus características, su hábitat, y todo lo que significa de urbanismo, cultura, turismo, arte, formación en valores, y tradición, está solicitando ahora mismo por la vía legal la Plaza de toros portátil para el mejor funcionamiento-entrenamiento de los alumnos, la impartición de las clases, y por supuesto el obligatorio conocimiento de los terrenos. Las instituciones públicas y políticas deberían “mojarse más”, implicarse y preocuparse más, y dar más facilidades y ayudas a las Escuelas Taurinas que las que están ofreciendo dado que para otras realidades culturales y de ocio, y para los campos de futbol no tienen ningún reparo en dar grandes o medianas ayudas económicas y medio ambientales. Las Escuelas Taurinas son las canteras de la Fiesta Nacional y
hay que sostenerlas entre todos.
Las Novilladas sin picadores son el primer paso de los jóvenes aspirantes a toreros. Un tipo de festejos que tienen sus dificultades. Nadie mira por los inicios, todos ponen sus ojos en las cimas. Una gran mayoría de estos festejos dedicados principalmente a los alumnos de las Escuelas Taurinas en la zona sur de la península son becerradas en clases prácticas que se
organizan gracias a la Escuelas de Tauromaquia, dígase de paso, pero hay que hacer más de lo que se está haciendo y con trabas no se consigue, hay que establecer puentes de entendimiento.

Es verdad que en Andalucía tenemos el Fomento de la Cultura Taurina de Andalucía que consiste en un proyecto que impulsa la Asociación de Escuelas de Tauromaquia “Pedro Romero” con el patrocinio de la Junta de Andalucía y Canal Sur Toros. Se trata de una iniciativa consolidada a tenor de números de ediciones ya celebrados tanto en su ciclo de becerradas como en su ciclo de novilladas sin picadores, ambos en formato de clases prácticas. La empresa Pagués celebra el ciclo de promoción de Nuevos Valores de la torería en el mes de Julio en la Plaza de toros de Sevilla y los novilleros tienen cubiertas todas sus gestiones y gastos derivados de su participación.

Respecto a la manera y modo de promocionar a los alumnos a través de los espectáculos taurinos Curro Camacho, Presidente y Director artístico de la Escuela Taurina asegura que “hay una dejadez total porque nadie quiere perder dinero. Es imposible mantener las novilladas sin caballos porque nadie va a comprar entradas y cuestan igual que con picadores, que se dan porque hay novilleros potentados. Muchas empresas han tirado de las Escuelas para las clases prácticas porque el gasto es mínimo y no cubren entrada”. “La Plaza de toros de Sevilla es de las únicas plazas grandes que organiza festejos de promoción. Hay que estar agradecido a Darío Canorea que empezó a organizar este ciclo que continúa de "6 novillospara 6”.
Esta es la situación y este es el contexto en el que se encuentra la Escuela de Sevilla – Amante.